La corrupción: el cáncer social

Desafortunadamente 5 de los 10 países más corruptos del mundo son iberoamericanos, un patrón cultural que es herencia de nuestros padres del viejo continente; y es que en las sociedades latinas de América y Europa se caracterizan por una corrupción milenaria.

Foto de infobae  América

Foto de infobae América

El peor legado de los romanos

La verdad que este problema de la corrupción , que parece un problema de nunca acabar en los países iberoamericanos y en los del mediterráneo, es un legado cultural de unos de los imperios más longevos y famosos del mundo: el Imperio Romano.

El Imperio Romano es recordado por sus avances, belleza y prosperidad, que fue clave en la historia de todo el hemisferio occidental, pero también es la cuna de la corrupción y el desmane de las élites que preferían hundir la economía de todo un imperio para satisfacer sus caprichos y mantener al pueblo adormecido con maravillosos espectáculos que ninguna otra parte del mundo tenía.

Pese a 1940 años de la caída del imperio, sus nocivos hábitos políticos y económicos siguen siendo parte de nuestros pesares en la actualidad

En Europa, países como España e Italia son percibidos como unos de los más corruptos del viejo continentes, y no solo los hijos de Roma son los únicos que tienen este desafortunado título, sino sus nietos también.

Sin sorpresa alguna, pero con mucho dolor y vergüenza, debo de informar que cinco de los diez países más corruptos del mundo son Iberoamericanos, todos liderados por Venezuela, el país más corrupto del mundo según el Índice Global de Competitividad de los países elaborado por el Foro Económico Mundial.

Venezuela, Bolivia, Brasil, Paraguay, República Dominicana, Argentina, Nicaragua, México, Colombia, El Salvador, Guatemala, Ecuador, Perú, Honduras, Panamá y Costa Rica, son los países más corrupto de América Latina, liderados por el por la cuna de Simón Bolívar, cuya revolución ha arrebatado el futuro a millones de personas.

Ciertamente tanto el mediterráneo y Latino-américa cuentan con una historia compleja y con una herencia social nefasta, pero ¿es esta excusa válida tantos siglos después?, ¿Hay solución para poder librarnos de este estigma social?. ¿Qué opinas?